jueves, 11 de noviembre de 2010

Ahuyenta a los vampiros…El ajo y la cebolla te ayudan a eso y mucho más




Por: Pam Méndez

Amigos de Tras la Ciencia, ya pasamos los festejos de día de muertos y las fiestas de Halloween, pero si por ahí se les quedó colado un vampirito y ya quieren que se vaya, el ajo es un buen remedio para que no se les acerque, bueno al menos eso se cree, la gente dice que una cadena de ajos sirve para alejar los malos espíritus, ¿será verdad?

Lo que si es verdad es que distintos estudios han confirmado que el ajo, la cebolla, el cebollín y el poro, ofrecen numerosas virtudes protectoras y curativas para la salud. Estos vegetales se usan como condimento o ingrediente, pero por sus beneficios curativos deben consumirse en mayor cantidad. Gran parte de éstos vienen de las sustancias sulfurosas que les dan su característico sabor picante y aroma fuerte ¿Y saben qué es lo mejor?, que además de ofrecer tantos beneficios los puedes conseguir a precios súper baratos.



Sus múltiples beneficios

En verdad, pocas verduras ofrecen tanto, diversos estudios médicos han confirmado que estos vegetales reducen el riesgo de cáncer de piel, estómago, hígado, colon y pulmones. También bloquean las sustancias cancerígenas que se forman en el estómago al comer alimentos conservados con nitratos, como los embutidos. El ajo contiene compuestos contra los tumores, y la cebolla gran cantidad de antioxidantes.

Protegen el corazón
La cebolla ayuda a reducir el nivel de colesterol, a mantener limpias las paredes arteriales y a evitar que se endurezcan las arterias y se produzcan infartos.

El ajo contiene anti-coagulantes que mantienen la sangre fluida, actuando como aspirina. El poro reduce el colesterol, y el riesgo de que se formen coágulos.

Fortalecen las defensas
El ajo es útil para eliminar las úlceras, además de las bacterias, hongos y gérmenes que causan muchas infecciones.

Favorecen la digestión
El ajo, la cebolla y el poro activan la secreción de jugos gástricos, son un arma contra bacterias y hongos y favorecen a la flora intestinal.

Diabetes
La cebolla es útil para los diabéticos porque, de forma similar a la insulina del páncreas, ayuda a reducir el exceso de azúcar en la sangre.

Y mucho más
* El ajo ayuda a disminuir la hipertensión arterial.
* La cebolla tiene propiedades diuréticas muy útiles para quienes retienen líquidos. Además, en ciertos trastornos del aparato respiratorio, calma la tos y reduce la irritación de las vías respiratorias.


Mucho ojo o ¿ajo?
Según un estudio de la Universidad de Pennsylvania en Estados Unidos, comer de 1/3 a 1/2 diente de ajo a la semana cuida los intestinos y puede reducir en un 50% el riesgo de cáncer de colon, y consumir una cebolla pequeña al día reduce el riesgo cardiovascular y el colesterol en un 15%.
Para aprovechar mejor sus virtudes, debes ingerirlos diariamente, crudos o poco cocidos, ya que fritos o asados pierden gran parte de sus propiedades saludables.

Sanos consejos
Aunque parezca que son que es lo mejor del mundo, te recomendamos no consumirlos en exceso ya que puede ocasionar trastornos gástricos o disminuir la presión arterial.
Es muy importante que no guardes una cebolla ya partida, porque puede oxidarse y volverse nociva para la salud.

Ya lo saben, a sazonar sus comidas con ajo y cebolla que aunque son de aromas poco gratos, nos hacen mucho bien.

Recuerden yo soy su amiga PAM y los espero en la próxima para seguir Tras la ciencia de la nutrición, porque la ciencia... ¡también se come!



Más información:



Ajo