viernes, 13 de agosto de 2010

Merendando Insectos


Por: Pamela Méndez.

¿Cómo les gustaría el menú de hoy?, ¿con muchas patas?, ¿Con muchas alas?, ¿Muy crujiente y peludo?



¿Sabías que los insectos nos aportan muchas proteínas?
Suena divertido ¿no?



En muchos países del mundo comer insectos es algo normal, pero para países como el nuestro, por ejemplo, ésta práctica es motivo de rechazo, caras de asco y repulsión. Aunque eso de comer insectos es una práctica que se remonta a la época prehispánica.

¡Uuuy!, esto se documenta en el Códice Florentino, escrito por Fray Bernandino de Sahagún, en donde se describen 96 especies de insectos comestibles, las cuales aún se consumen.
Hoy día se han contabilizado 504 especies de insectos comestibles en la República Mexicana, insectos como las chinches, pulgones, piojos, moscas, libélulas, gusanos de maguey, escarabajos, hormigas, abejas, chapulines, e incluso mis adoradas mariposas, todos estos insectos son manjares en algunas regiones como: Oaxaca, Veracruz, Yucatán, Hidalgo, Puebla, Edo. De México, D.F, San Luis Potosí, Michoacán, Guerrero y Tlaxcala.
Y no, no crean que esto es una locura si hasta nombre tiene, a la costumbre de consumir insectos se le conoce como: ento-mo-fa-gia.



¿POR QUÉ ES UNA ALTERNATIVA COMER INSECTOS?



Los insectos son capaces de convertir la comida en proteína de forma mucho más efectiva que otros animales, porque son animales de sangre fría y no necesitan calentar su cuerpo.



En México, culturas como la zapoteca, la mixteca y la maya los utilizaban para aliviar enfermedades digestivas, respiratorias, nerviosas, circulatorias y óseas.
El grillo prieto de Veracruz, por ejemplo, se usa para combatir la avitaminosis (cuando hay carencia total de una o varias vitaminas) las hormigas mieleras para la fiebre, y los jumiles se utilizan como anestésicos y analgésicos.



Los insectos contienen sales minerales, algunos son muy ricos en calcio, albergan vitaminas del grupo B y son una fuente importante de magnesio; además, en estado de larva, proporcionan calorías de gran calidad, ya que están conformadas por ácidos grasos poliinsaturados que no hacen daño al hombre.



EL ENEMIGO



En 1940, con el surgimiento de los insecticidas, el consumo de insectos disminuyó considerablemente, ya que al estar envenenados causaban graves problemas a la salud de las personas. Por lo que ahora existen lugares que se especializan en la crianza y comercialización de insectos.



ALTAMENTE RECOMENDADOS



La Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas, la FAO, afirma que los beneficios medioambientales de comer insectos son muchos, por lo que ahora, las Naciones Unidas está considerando seriamente recomendar la ingesta mundial de insectos, más allá de criterios exclusivamente gastronómicos, más bien esto se debe a que resulta más sencillo y menos caro producir una gran cantidad de carne de insectos que de vaca.



Fíjense, producir un kilo de carne de vaca requiere 13 kilos de hierba o materia verde. Sin embargo un kilo de carne de un grillo, un escarabajo o una langosta simplemente necesita 1,5 o 2 kilos de forraje, lo que da lugar también a que se produzcan menos gases invernaderos que dañan tanto al planeta. Además de que esto nos ayudaría a contrarrestar la crisis de carne, que según los expertos, viviremos próximamente, y es que es un hecho demostrado que a más desarrollo se consume más carne.



En Tailandia ya existen 15 mil granjas de crianza de grillos domésticos para consumo humano y se estima que más del 80% de la población del mundo incluye algún tipo de insecto en su dieta habitual.
Así que no hay ninguna razón para no comerlos, en cuanto al sabor o nutricionalmente, no hay diferencia entre una comida de insectos, pájaros o mamíferos, pero, si de plano no se animan a comer insectos, la industria alimentaria ya está estudiando extraer las proteínas de la carne de los bichos e introducirla en productos y texturas más acordes al gusto del paladar occidental.



Y bueno yo los invito a que se dejen sorprender por los sabores de la vida, por más extraños que éstos parezcan, soy su amiga PAM y los espero en la próxima para seguir Tras la ciencia de la nutrición, porque la ciencia ¡también se come!



La ONU considera el consumo de insectos
http://noticias.prodigy.msn.com/internacional/articulo-bbc.aspx?cp-documentid=25082054


Insectos comestibles
http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/chef/insectos%20comestibles.htm